Verdades y mitos sobre la pérdida de peso

Se habla mucho del metabolismo lento como el culpable de que no perdamos peso pero, nos referimos a metabolismo pero realmente hablamos de gasto energético, porque la pérdida de peso no es más que un balance de cuánto ingreso (comiendo) y cuánto gasto. El propio mantenimiento de nuestro organismo supone un gasto energético y eso es lo que llamamos metabolismo basal. A esto hay que sumar nuestra actividad diaria (factor de actividad) y ya tenemos nuestro gasto final. Es muy difícil calcular exactamente cuántas calorías gasta una persona al día, por más APPS que se creen, los datos que nos dan son muy poco fiables.

Hay personas que tienen una carga genética de obesidad, y más que sobre su metabolismo, deberíamos hablar de sus células grasas formadas desde el nacimiento, que van a tender a llenarse durante toda su vida, eso si que es difícil de vencer. El tema del metabolismo lento es más bien una excusa para justificar nuestro peso, siempre y cuando no haya una enfermedad que lo justifique.

¿Qué enfermedades causan de verdad un metabolismo lento? el hipotiroidismo, ya que el tiroides es el encargado de secretar las hormonas responsables de nuestro metabolismo, y si nuestros niveles hormonales no son correctos, nos podemos encontrar cansados, aumentar de peso, dolores de cabeza, temperatura corporal baja… pero esto siempre es un estado transitorio, ya que el hipotiroidismo se trata y se corrige, así que volvemos a tener niveles hormonales normales.

Una práctica muy de moda es el ayuno intermitente, que se usa precisamente para acelerar el metabolismo

¿Qué es exactamente y qué hay de cierto en ello? el ayuno intermitente consiste en no comer un mínimo de 12 horas, con hidratación permitida, y después volver a comer. El único beneficio con cierta evidencia es que en determinadas personas mejora la respuesta insulínica, es decir, nos hace más adaptables. Pero no es apto para todo tipo de personas ni se debe hacer sin supervisión de un profesional, porque podemos sufrir desmayos, bajadas de tensión, hipoglucemias…

Para aumentar el gasto calórico sin jugarnos nuestra salud sin duda se consigue con la práctica de ejercicio físico, adaptado a nuestras capacidades y situación física, comer tantas veces al día como necesitemos pero siempre alimentos saludables.

El secreto está en la vida activa, y siempre entrenar fuerza, porque el tejido muscular es muy activo y gasta mucha energía para mantenerse.

¿Quieres perder peso?, Llámanos 952 899 350

Peligros de realizar ayuno intermitente


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies